Pon atención a estas recomendaciones si vas a regalar juguetes que se conecten a Internet

La empresa de seguridad de la información Arkavia Networks entrega consejos a los adultos que escogen juguetes inteligentes como regalo para Navidad.

EInternet de las Cosas, también conocido por su sigla en inglés IoT (Internet of Things) ha permitido que cada vez más objetos y dispositivos puedan estar conectados a la red con el objetivo de facilitar y optimizar diferentes tipos de procesos

La consultora Gartner ha calculado que para finales de 2017 existirán 8.400 millones de “cosas” conectadas en todo el mundo. Esto significará que los ingresos por tecnología IoT alcancen los US$ 2.370 millones en 2018, cifra que representa un 33% más que en 2016.

La cercanía de la Navidad pone invita a dar una mirada a una nueva generación de juguetes inteligentes conectados a la web, los que emplean tecnologías de reconocimiento de habla y suben grabaciones a la nube, entre otras funciones.

Se trata de dispositivos que funcionan en la llamada Internet of Toys, que han evolucionado bastante más allá de los peluches parlantes como Furby. Sin embargo, su capacidad de conectarse a la red los pone en la mira de los ciberdelincuentes, quienes buscan descubrir y explotar sus posibles brechas de seguridad.

Al igual que en otros ámbitos, en materia de juguetes los hackers ya han comenzado a actuar. A comienzos de 2017 los investigadores de Kaspersky Lab detectaron 7.242 muestras de malware en dispositivos conectados a Internet, lo que se traduce en un 74% más que el total de muestras detectadas entre 2013 y 2016. Por si fuera poco, hacia finales de 2016 el fabricante de juguetes digitales Vtech reconoció que hackers accedieron a los datos personales de 6,4 millones de niños.

Con la finalidad de orientar a padres y niños, David Alfaro, gerente general de la empresa de seguridad de la información, Arkavia Networks, entrega 5 recomendaciones que se debe tener en cuenta al comprar juguetes que se conectan a Internet.

Verificar si el juguete puede recibir actualizaciones de su sistema operativo parches de seguridad, y si está usando la última versión disponible. En muchos casos no hay actualizaciones o parches entregados por los desarrolladores, por lo que el ciclo de vida del software o firmware se va volviendo obsoleto.

Evitar las conexiones públicas a WI-Fi y preferir las redes conocidas. El experto recomienda usar la conexión de casas u oficinas debido a que protegen de mejor manera los paquetes de información trasmitida. Utilizar conexiones abiertas facilita la tarea de captura de datos por parte de los hackers.

3. Proveer solo la información mínima requerida para crear una cuenta.Además de que permite interactuar de forma personalizada con los usuarios, en muchas ocasiones la información que se envía queda almacenada en el servidor de la compañía para ser utilizada con diferentes fines como, por ejemplo, un estudio de mercado. Si esta información no permanece resguardada correctamente, puede caer en malas manos, llegando a comprometer seriamente la privacidad de los menores dueños de estos juguetes.

Siempre que se pueda es recomendable el uso de contraseñas o códigos PIN al conectar el dispositivo vía Bluetooth, de esta manera es posible limitar los accesos no autorizados.

Asegurarse de que el juguete esté apagado cuando no está siendo utilizado.

Junto a esto, algunos juguetes tienen opciones de control parental desarrolladas por el mismo fabricante del producto. Gracias a esto es posible limitar o monitorear la actividad de los niños y la información que ellos les revelan.

Contacto: info@arkavia.com

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on FacebookPin on PinterestShare on Google+